SERVICIOS DE CONTROL DE PLAGAS DE PALOMAS EN MADRID

banner_palomas

La paloma es una de las especies urbanas más familiares de nuestro entorno. Escapadas de los palomares o abandonadas por el hombre las aves se reproducen en libertad y conforman las poblaciones silvestres que hoy invaden las ciudades desplazando a otras aves autóctonas y mostrando una expansión logarítmica.

De tamaño mediano, cabeza pequeña, cuello corto, con plumas grandes y rígidas, los ejemplares característicos son de coloración poco destacada. Posee hábitos monógamos y la búsqueda del alimento, generalmente es de tres veces por día; dos por la mañana y otra en las primeras horas de la tarde. Su dieta incluye granos, semillas, pequeños frutos y desperdicios. Consumen diariamente alimento equivalente al 15 por ciento de su peso.

Su rápida digestión y la carencia de vejiga con la permanente disposición al vuelo, determinan una permanente deposición de heces, la que realiza en cualquier momento y lugar, incluyendo durante el vuelo. Es un animal, de hábitos poco higiénicos, ya que deja acumular sus deyecciones, alrededor del nido, favoreciendo la proliferación de gérmenes, bacterias y parásitos.

Anida por lo menos dos veces por año. El nido, en cuya construcción colaboran ambos cónyuges, consiste en un montón de ramas, plumas y otros objetos similares, dispuestos en sentido horizontal, con una ligera depresión en el centro. Muchas veces dejan acumular el estiércol,  en sus bordes, favoreciendo la proliferación de insectos y ácaros, entre ellos: vinchucas, moscas y piojos.

Algunas enfermedades transmitidas:

banner_estorninosLa preocupación surgida a partir del riesgo sanitario que las palomas representan, crece en la consideración de las autoridades y de los vecinos. Su participación en la transmisión de enfermedades parece dar la razón a quienes sostienen que no deben considerarse como mascotas urbanas.

Clamidiasis: enfermedad infecciosa aguda, ocasionada por chlamydia psittaci.  En el hombre la enfermedad suele ser leve o moderada pero puede evolucionar hacia cuadros graves, especialmente en ancianos.

Salmonelosis: enfermedad bacteriana, que en el hombre se manifiesta por enterocolitis aguda, de comienzo repentino que incluye cefalalgia, dolor abdominal, nauseas, diarrea y a veces vómitos.

Histoplasmosis: esta micosis está producida por varias especies de histoplasma, siendo la lesión primaria de la patología generalmente localizada en los pulmones.

Neumoencefalitis: el cuadro clínico en el ser humano consiste esencialmente en una conjuntivitis, congestión, lagrimeo, dolor y tumefacción, de los tejidos subconjuntivales.

Criptococosis: micosis profunda, que frecuentemente se presenta como una meningitis subaguda o crónica. Puede haber infección en los pulmones, riñones, próstata y huesos.

Toxoplasmosis: enfermedad sistemática, producida por protozoarios coccidios. La intervención de las palomas en el ciclo de la enfermedad ha sido documentada en forma internacional.

Tripanosomiasis: los nidos de las palomas son refugio habitual de las vinchucas, insectos que transmiten el mal de chagas, por lo que la presencia de las aves favorece la transmisión de dicha enfermedad.

Campilobacteriosis: enfermedad entérica, bacteriana aguda, de gravedad variable.

Tuberculosis: en aves domésticas es una enfermedad contagiosa, causada por mycobacterium avium. La infección compleja es frecuente en pacientes con síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

A esta breve enumeración habría que agregar las patologías transmitidas por medio de ectoparasitos y demás  insectos huéspedes de sus nidos; circunstancia que multiplica exponencialmente el riesgo sanitario de la paloma.