SERVICIOS DE CONTROL DE PLAGAS DE ABEJAS EN MADRID

banner_abejas

Las abejas están en peligro de extinción, no está permitido eliminarlas ni tratarlas con insecticidas.
E-plagas.com cuando recibe un aviso de problemas de abejas, envía un Técnico apicultor profesional para retirarlas de las instalaciones del Cliente en una colmena y ejecuta los protocolos pertinentes según RD 608/2006 y RD 109/1995. NUNCA LAS MATAMOS!!!

ABEJA (Apis mellifera spp.)
La abeja europea, también conocida como abeja doméstica o abeja melífera, es una especie de himenóptero apócrito de la familia Apidae. Es la especie de abeja con mayor distribución en el mundo. Originaria de Europa, África y parte de Asia, fue introducida en América y Oceanía.

Cuando un apicultor se refiere a sus colmenas en forma colectiva lo hace desde un concepto intuitivo de colectividad, al hablar de los componentes de un apiario, habla lógicamente del conocimiento de la biología de las abejas, cuya naturaleza social hace que el individuo, en sí mismo, carezca de valor en favor de la colectividad de las abejas. Por todo ello se dice que la colmena es un superorganismo. Este superorganismo se comporta con sinergia que es el efecto producido por la interacción entre los componentes de un sistema que hace que el todo sea más que la suma de las partes individuales.

Las abejas son una de las casi 20 000 especies de himenópteros que existen. Son una especie marcadamente social, ya que viven agrupadas en colonias de hasta 50 000 individuos. Estos grupos forman colmenas muy organizadas en las que cada miembro realiza una tarea concreta y posee también unos caracteres físicos especiales. Así, pueden ser hembras reproductoras (reinas), machos reproductores (zánganos) o hembras estériles (obreras). Pueden vivir tanto en colmenas fabricadas por ellas mismas como en las creadas por los apicultores.

La reina es la única hembra fértil y deposita los huevos de los cuales nacerán todas las demás abejas, dependiendo de las condiciones climáticas suele poner huevos en primavera. La abeja reina no abandona la colmena, salvo durante los vuelos de fecundación, o cuando se produce un enjambre para dar lugar a una nueva colonia. La reina deposita sus huevos, en panales de cera que las obreras construyen con celdas hexagonales, después del tercer día se transforma en una pequeña larva que es alimentada por las abejas. Luego de una semana, la larva es sellada en su celda por las abejas nodrizas, produciéndose el estadio de pupa. En aproximadamente otra semana, emerge la abeja adulta.

Tanto las obreras como la abeja reina se alimentan de jalea real durante los primeros tres días del estado larval. Luego las obreras cambian por una dieta de polen y néctar o miel diluida, mientras que aquellas larvas elegidas para ser abejas reinas continúan recibiendo jalea real. Esto causa que la larva se convierta en pupa más rápidamente además de aumentar su tamaño y desarrollarla sexualmente.

Durante los estados larval y pupal, varios parásitos pueden atacar la pupa o la larva y destruirla o mutarla. Todas las abejas succionan néctar de las flores, que es el alimento energético, y polen, del cual obtienen las proteínas, grasas y minerales necesarios para la supervivencia.